Desde 2000 en México han sido asesinados 105 periodistas. Pero el asesinato más reciente, el del reconocido comunicador Javier Valdez, pareció colmar la paciencia del gremio. Por primera vez en la historia varios medios de comunicación, entre portales en internet y revistas, suspendieron su trabajo en protesta por el crimen. Una veintena publicaron portadas en negro, y periodistas realizaron protestas en las calles en al menos 12 estados de la República. Gritos de “¡Exigimos justicia, ni un periodista más!” protagonizaron las protestas. En la Ciudad de México, alrededor de 500 periodistas y ciudadanos se reunieron la noche de ayer frente a la puerta principal de la Secretaría de Gobernación en protesta por los siete asesinatos de reporteros ocurridos en 2017. A la convocatoria acudieron también activistas, organizaciones sociales y de derechos humanos para mostrar repudio a los asesinatos y exigir justicia. Lydia Cacho inició las lecturas de los libros de Valdez y siguieron Mardonio Carballo, Jorge Meléndez y Témoris Grecko. Carmen Aristegui declaró: “La muerte de un periodista es la muerte de la sociedad, es la muerte de nuestras libertades. Si no hay quien informe, quien cuente la verdad, la sociedad no puede ser. No podemos permitir una declaración hueca más, necesitamos un Estado que cumpla con su obligación principal, es el Estado el responsable de nuestra seguridad”.

Información de medio aliado:

Educa