La cantante, artista y defensora de Derechos Humanos, Susana Molina Medina, fue detenida hace unos días por elementos de la Policía Federal, en el aeropuerto de La Paz, Baja California Sur, sin que existiera una orden de aprehensión en su contra y sin elementos suficientes para realizar el aseguramiento.

Conocida como La Obeja Negra, la cantante de hip hop había acudido a un encuentro de organizaciones feministas en La Paz, donde fue detenida, sin que esta opusiera resistencia y sin que se le dieran a conocer los cargos, alrededor de 5 horas después de su arresto la cantante fue puesta en libertad.

Ante esta acción que consideran arbitraria, la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM) emitió un comunicado dirigido a los diferentes niveles de gobierno donde expresan su inconformidad y rechazo a las acciones que señalan violenta los Derechos Humanos y se usan estas medidas para perseguir, acosar y amedrentar a las defensoras y defensores a lo largo del territorio nacional.

A continuación presentamos el comunicado integro de la RNDDHM por la detención de Susana Molina Medina.

13 de diciembre de 2016

 

Miguel Ángel Osorio Chong

Secretario de Gobernación

 

Roberto Campa Cifrián

Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob)

 

Manelich Castilla Craviotto

Comisionado General de la Policía Federal

 

Alejandro Murat Hinojosa

Gobernador de Oaxaca

 

Joaquín Carrillo Ruiz

Fiscal General de Oaxaca

 

 

PRESENTES

 

Quienes integramos la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM), 222 defensoras y periodistas de 23 entidades del país, repudiamos la detención ilegal de Susana Molina Medina, por alrededor de 6 horas, ocurrida el pasado 2 de diciembre a manos de la Policía Federal.

 

Condenamos el uso faccioso de las órdenes de aprehensión por parte del Estado mexicano, y en concreto del gobierno de Oaxaca, como una práctica sistemática de persecución política y hostigamiento, encaminada a sembrar temor entre las defensoras y, así, desistan de su importante labor. Denunciamos que el hecho atenta contra los derechos de libertad de expresión y manifestación y contra el derecho a defender los derechos humanos.

 

Para nosotras es claro que esta detención se inscribe en el marco de la estrategia estatal de criminalización de las disidencias y la protesta social, denunciada y evidenciada por la sociedad civil. Desde la RNDDHM, hemos advertido que, a partir de 2012, se incrementó el uso faccioso del sistema de procuración y administración de justicia para inhibir y mermar la labor de las defensoras.

Comentarios