La tribu Sioux de Standing Rock y sus defensores han hecho la promesa de resistir la orden ejecutiva de Donald Trump que autoriza la construcción de un oleoducto en Dakota y piensan impulsar medidas legales, llamar a la desobediencia civil e instalar un campamento de resistencia para proteger el agua del río.

“El presidente Trump tiene la obligación legal de respetar los derechos que nos reconocen los tratados y garantizar que todo el proceso para la construcción del o leoducto sea justo y razonable”, explica el jefe de la tribu Sioux de Standing Rock, Dave Archambault.

Otros han prometido que expresarán su solidaridad con protestas a lo largo y ancho del país. “Necesitamos un movimiento masivo de desobediencia civil y que los ciudadanos expresen su solidaridad con Standing Rock”, explica Kandi Mossett, miembro de las tribus Mandan, Hidatsa y Arikara.

“La administración Trump está provocando una revolución que nos hará más fuertes que nunca”. Y en la frontera con México, la tribu Tohono O’odham, que controla 2.8 millones de acres de tierra en Arizona, declaró para el periódico The Guardian que ellos rechazan el muro que pretende construir Trump. La nación Tohono O’odham tiene actualmente 28 mil nativos.

Con información de Medio Aliado

Educa

Comentarios