En el marco del Día mundial del cáncer de ovario –que se conmemora cada 8 de mayo- los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) implementan acciones concretas para fortalecer los programas de detección, prevención y tratamiento de esta enfermedad.

Esta neoplasia es considerada la tercera afección más frecuente del aparato reproductor femenino, es de los más agresivos y puede provocar la muerte. En la República Mexicana se detectan aproximadamente cuatro mil mujeres con cáncer de ovario al año.

Ante este panorama, el Secretario de Salud en la entidad, Celestino Alonso Álvarez, expresó que en la administración del Gobernador Alejandro Murat, a través de las unidades médicas de la entidad, la dependencia intensifica acciones para detectar oportunamente el padecimiento, informando a cerca de los síntomas, factores de riesgo y cómo prevenirlo.

Explicó que la edad con mayor riesgo es de 50 a 70 años, por lo que se recomienda acudir periódicamente a la unidad médica a fin de llevar un control de la salud, ya que en caso de diagnosticarse en etapas iniciales se cuenta con mayores opciones de tratamiento.

Entre los signos y síntomas que pueden ser notados destacan: inflamación, dolor de espalda, dolor en pelvis o abdomen, problemas estomacales, dificultad para ingerir alimentos o distensión abdominal, frecuencia constante de orinar y cansancio.

También, durante las relaciones sexuales: estreñimiento, cambios en el periodo menstrual e inflamación abdominal con pérdida de peso. En este sentido, recomendó que si los síntomas persisten más de 12 veces al mes, los pacientes deberán consultar al médico que realice la referencia con un ginecólogo para corroborar o descartar la enfermedad.

Después de un diagnóstico positivo, la clasificación del padecimiento según su etapa proporciona datos importantes sobre qué tanto se ha propagado el cáncer en el cuerpo, así como información anticipada sobre la respuesta que habrá con el tratamiento seleccionado.

Los procedimientos médicos principales para el carcinoma de ovario son: cirugía, quimioterapia, terapia hormonal dirigida y radioterapia, en diversas ocasiones se emplean dos o más métodos diferentes.

El funcionario estatal expresó que la salud es una responsabilidad compartida por lo que urgen a las oaxaqueñas a adquirir estilos de vida que incluyan el plato del buen comer, actividad física, consumir agua pura y reducir el consumo de azúcar, sal, grasas y bebidas edulcoradas.

Comentarios