Google ha trabajado de cerca con fabricantes de teléfonos móviles y operadoras para acelerar los tiempos de entrega de las actualizaciones de seguridad, que hasta el momento llevaba un promedio de 9 semanas para llegar a las y los usuarios; con estos acuerdos ahora solo llevará unos días para que lleguen estás actualizaciones de seguridad.

Con esto se pretende que las usuarias y usuarios, sin importar el teléfono que usen, puedan contar con la última actualización de seguridad lo más pronto posible.

Según datos de TechCrunch, en Norteamérica solo el 78% de smartphones contaban a finales de 2016 con la última actualización de seguridad del sistema operativo. Por lo que 22% es vulnerable de sufrir algún tipo de ataque poniendo en riesgo los datos almacenados en el teléfono.

Es importante recalcar que estas actualizaciones de seguridad son diferentes a las versiones del sistema operativo que agregan mejoras de rendimiento y nuevas características. Las actualizaciones de seguridad corrigen ciertas vulnerabilidades encontradas en el sistema operativo; los teléfonos nexus y pixel reciben estás actualizaciones de manera casi instantánea, mientras que los teléfonos de otros fabricantes pueden pasar hasta meses siendo vulnerables, por lo que con esta iniciativa se pretende reducir el tiempo.

Comentarios